Madera de savia azul.

Decía el productor de cine Samuel Goldwyn que lo que buscamos en una historia es que comience con un terremoto y que avance poco a poco hacia el clímax. Y esto es precisamente lo que el extremeño José Luis Gil Soto ha tramado para su nueva novela; «Madera de savia azul». Un terrible terremoto asola Waliria, capital de Ariok. Las primeras páginas nos sumergen en el caos, la desgracia, el desconcierto de una población en su conjunto, pero también sitúa el foco de atención en un padre; el carpintero Bertrand de Lis, y en su pequeño hijo de cuatro años.

 

El autor deja atrás con esta obra el género histórico que había trabajado hasta este momento para adentrarse en un mundo fabulado y mitológico que, sin embargo, se hace eco de acontecimientos ocurridos en las grandes civilizaciones a lo largo de la historia. De hecho, este mundo irreal se hace verosímil a los ojos del lector al servirse de escenarios y situaciones de inspiración medieval que traen a nuestra memoria otras célebres obras del género. Pasión, amor, dolor, emociones, aventuras y el inevitable destino que empuja a los carismáticos personajes página tras página. Ingredientes para darle vida a una novela que comienza con la destrucción de una ciudad y la posterior decisión de su rey de alejarse de las ruinas de lo que hasta entonces ha sido el hogar de su pueblo para lanzarse en pos de un futuro mejor. Pero el destino, siempre el destino, será el que verdaderamente determine lo que les depara. Y es que, como decía John Lennon: la vida es lo que nos pasa mientras nos empeñamos en hacer otros planes.

 

Sinopsis:

El destino de un niño.

Erik tiene apenas cuatro años cuando pierde a su madre en el gran terremoto que destruye Waliria, la capital de Ariok. Su padre, el carpintero Bertrand de Lis, y Astrid, la humilde viuda de un herrero, no pueden imaginar que la catástrofe no solo cambiará sus vidas para siempre, sino que, sin quererlo, les hará dueños de secretos que nunca hubieran querido tener que guardar.

 

El viaje hacia un reino de leyenda.

Tras el desastre, y alentado por una profecía, el rey decide emprender con su pueblo un peligroso viaje hasta tierras del sur. Una gran caravana se pone en marcha. La esperanza, el miedo y la ambición viajan con ellos.

 

La búsqueda de un padre.

A Bertrand solo le queda su hijo, y su única preocupación es cuidarle, pero un hecho inesperado cambia el rumbo de sus vidas. Así, quien era solo un hombre bueno y sencillo, se convertirá en protagonista de una aventura épica, impulsada por el profundo amor a su hijo y su deseo de volver a reunirse con él.

 

Autor:

José Luis Gil Soto (Oliva de la Frontera, Badajoz, 1972) es Ingeniero Agrónomo y ha desarrollado su labor profesional en diversos puestos de responsabilidad en la Administración Pública.

Es autor de múltiples guiones literarios y de diversas publicaciones de carácter científico y divulgativo. Su primera novela, «La traición del rey», cosechó un notable éxito. Con la segunda, «La colina de las piedras blancas», fue finalista del Premio Caja Granada de Novela Histórica en 2010. Su tercera novela fue «La dama de Saigón». En esta ocasión nos presenta “Madera de savia azul”, editado por Ediciones B.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.